Recomendaciones realistas para ponerse en forma y adelgazar (parte III)

Recomendaciones realistas para ponerse en forma y adelgazar (parte III) 1

Marcar un objetivo físico a corto plazo.  Entrenar sólo para reducir el peso y ponerse en forma es demasiado abstracto, y termina tornándose aburrido. En lugar de ello, plantéate un propósito físico y entrena para conseguirlo. Puede ser cualquier cosa pero nuestra recomendación es que optes por una competición de resistencia debido a que funcionan muy bien. Tener una meta deportiva funciona de esta manera: en vez de simplemente ir a entrenar, vas a entrenar “para” algo. Eso incrementa tu motivación y te ayuda a ver más claramente el avance que estás teniendo. Asimismo, cuando obtengas lo que estás buscando, te sentirás súper.

Supongamos que te encuentres en muy baja forma y tu objetivo es correr diez kilómetros. Lo que tendrías que hacer es lo siguiente: busca en internet un plan de entrenamiento de diez kilómetros para primerizos, apúntate a una carrera de diez kilómetros que te dé el tiempo necesario para completar el correspondiente plan de entrenamiento, paga la inscripción y cuéntale a tus allegados tu próximo desafío; por último, sigue el plan al pie de la letra.

Si sigues esos pasos, tendrás éxito, seguro.

Buscar o contratar a alguien que te exija responsabilidad y compromiso. Aunque te encuentres realmente fuera de estado y estés totalmente decidido adelgazar y ponerte en forma, no es fácil cambiar los anteriores hábitos y ser consistente con el nuevo estilo de vida. Si eres de los que siempre encuentra una buena razón para no ir al gimnasio, tener a alguien que te haga sentir bronca si no cumples con tu propósito te ayudará mucho.

Te proponemos lo siguiente para que tengas éxito:

Contrata a un entrenador personal. Aunque hablamos de una alternativa cara, también es la más segura. El contar con una persona que entrene contigo (recomendado una vez semanal) y que controle tu progreso te pondrá las pilas al instante. Ya no podrás escaparte del gimnasio durante la semana porque sabrás que el lunes te preguntará por tus entrenamientos y también te lo pensarás dos veces antes de escaparte porque sabrás que el lunes te tendrás que pesar. Si bien un entrenador personal al parecer, a primera vista, es caro, no olvides que es de suma importancia valorar la salud. Si quieres resultados, ésta es tu mejor opción.

Apúntate a clases. Esta medida no es tan poderosa como la anterior ya que es más impersonal y si te salteas una clase normalmente no pasa nada, pero aún así suele aumentar las probabilidades de que realices ejercicio y cuides de tu alimentación. De ser posible, apúntate a un curso en el cual cada clase dependa de la anterior para que no te la puedas perder.

Apúntate a una comunidad online de personas con los mismos propósitos. Esta opción es menos exitosa que las dos anteriores pero puede que funcionarte. Si eres miembro de un foro en el que escriben otras personas que están intentando ponerse en forma igual que tú, puedes compartir tu progreso y dar ánimos a los demás cuando las cosas se pongan cuesta arriba.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios