Recomendaciones realistas para ponerse en forma y adelgazar (parte I)

Recomendaciones realistas para ponerse en forma y adelgazar (parte I) 1

Hazlo por las razones adecuadas. Si la única razón por la cual pretendes perder peso y ponerte en forma es conseguir pareja o que te vuelvan a entrar tus jeans preferidos, vas por mal camino. Esto es así porque, en cuanto logres tus metas, dejarás de comer sano y realizar ejercicio. La primordial diferencia entre las personas que se cuidan frecuentemente y los que lo dejan a los dos días es su motivación, es decir, el por qué lo hacen. El primer grupo tiene un compromiso fuerte y de por vida; el segundo es temporal.

Para tener éxito, la próxima vez que empieces el gimnasio o comiences a comer sano hazlo por estos tres motivos:

  • Tiene un impacto positivo en todas las otras facetas de tu vida. Te sentirás mejor contigo mismo, contarás con más energía, serás más amable con las personas que te rodean e incrementará tu productividad en el trabajo.
  • Incrementa tu esperanza de vida. Tendrás más años para disfrutar de tu familia y amigos, viajar y aprender.
  • Es tu deber. Tienes un cuerpo para interaccionar con el mundo y es tu obligación cuidarlo bien y desarrollarlo todo lo posible.

Combina dieta y ejercicio. Lleva a cabo una dieta equilibrada. Cada persona y cultura poseen una opinión distinta. No obstante, lo importante es comer más cosas buenas, tales como frutas o verduras, y menos cosas malas, como ser: alcohol, azúcar…

En lo que respecta al ejercicio, si quieres mantener tu cuerpo en buenas condiciones, tienes que hacer frecuentemente tres tipos de éstos:

  • Aeróbico: correr, fútbol, tenis… En general, las personas que hacen deporte habitualmente hacen suficiente ejercicio aeróbico.
  • Flexibilidad: estiramientos, yoga… La mayoría de las mujeres suelen hacer yoga, pilates o semejantes; los hombres suelen flojear más en este aspecto, siendo que un día de yoga a la semana puede resultar muy favorecedor.
  • Fuerza: Si tu objetivo es adelgazar, tienes que hacer pesas. Lo ideal es combinar cardio con pesas.

Todos gastamos una cantidad de calorías en reposo. A pesar de que estemos tumbados en la cama, estamos gastando calorías. Esta cantidad depende, entre otros factores, de cuánto músculo poseamos. A más músculo, más calorías. Hacer pesas no sólo consume calorías a la hora del ejercicio, sino que incrementa el volumen muscular, lo cual se traduce en mayor consumo de calorías en reposo. El ejercicio aeróbico suele disminuir el volumen muscular.

Las consecuencias de hacer pesas son inmediatas, las del ejercicio aeróbico son mucho más lentas y difíciles de apreciar debido a que se suelen medir observando el peso, que es un indicador que depende de otros muchos aspectos.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios