Mitos y verdades sobre la gimnasia localizada (parte II)

Mitos y verdades sobre la gimnasia localizada (parte II) 1

Cuanto más abdominales se realicen, más grasas se queman. Falso. Para disminuir la grasa abdominal, hay que hacer actividad aeróbica, sea caminata, bicicleta, trote… un plan de alimentación, y fortalecer los abdominales para que, cuando baje la grasa, se comience a marcar la zona abdominal. Que la grasa se disminuye con abdominales es tan sólo un mito.

Las zonas que más les cuesta bajar a las mujeres son los muslos y el contorno de caderas. Es verdadero. La grasa que se encuentran en dichas zonas corporales es más difícil de combatir que la que se localiza en el tronco. La razón es que fisiológicamente se halla allí como tejido adiposo de reserva para el período de embarazo y lactancia. De todos modos, la gimnasia localizada, en combinación con cierta actividad aeróbica, genera muy buenos efectos, siempre y cuando se practique con frecuencia.

La parte del cuerpo que más les cuesta bajar a los hombres es el abdomen. Depende. Actualmente, el primordial problema para el hombre es la panza (la llamada obesidad central), no sólo desde la perspectiva estética, sino también desde la perspectiva de la salud. Tener panza significa un aumento de grasa no sólo subcutánea sino, también, visceral, profunda, que se infiltra entre las fibras musculares y los órganos internos, incrementando el riesgo de enfermedad cardiovascular y de diabetes tipo 2. Lo positivo es que, a pesar de que parezca raro, la grasa abdominal es más fácil de bajar que aquella que se encuentra localizada de la cintura para abajo. Para disminuirla, es necesario reducir el consumo de grasas y azúcares, y combinar una alimentación sana y moderada con ejercicio aeróbico; ya sea salir a caminar o hacerlo en la cinta, bicicleta fija o de paseo, natación y/o baile. A medida que la composición del cuerpo se va modificando, reduciendo el tejido adiposo, se inicia la rutina de abdominales correspondiente. Al empezar el trabajo de fuerza, la tonicidad irá mejorando gradualmente. Todos los músculos abdominales deben ejercitarse.

Para finar la cintura, hay que trabajar los oblicuos sin peso. Es verdadero. Los músculos oblicuos forman parte de la faja abdominal y se hallan a los costados del recto del abdomen. Se los trabaja en rotación e inclinación lateral del tronco con un bastón o, directamente, sin ningún elemento, efectuando ejercicios abdominales. Se pueden llevar a cabo tres series de dos minutos cada una, dos o tres veces semanales.

Si se trabajara con peso, se podría llegar a ensanchar la cintura a causa del trabajo de fuerza de la musculatura implicada.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios