Las virtudes de la natación

Las virtudes de la natación 1

Se trata de un deporte que se puede practicar a cualquier edad. Los beneficios terapéuticos son múltiples ya que entrena a todos los músculos y mejora la capacidad cardiovascular. Además, favorece el cuidado del peso y mejora el estado de ánimo.

Al estar dentro del agua, el impacto  sobre las diferentes partes del cuerpo se reduce y de esta manera, se minimiza a su vez la exigencia tanto de los huesos como de las articulaciones.

Un aspecto muy positivo que tiene la natación es que el riesgo de lesiones es casi inexistente, a no ser que se haga un mal movimiento o se sobrepase en entrenamiento. Sirve, también, para rehabilitación.

Asimismo, hay distintas maneras de practicar la natación; es un deporte que se acomoda a las necesidades personales. Sus beneficios terapéuticos son muchísimos. Entre otros tantos, ayuda a corregir desviaciones de la columna vertebral, sirve para el tratamiento de enfermedades cardíacas y circulatorias.

Además, el agua es un buen ambiente para realizar determinados movimientos y posturas que en otros contextos y en seco no se pueden ejercer.

En cuanto a lo psicológico, los ejercicios dentro del agua tienen buenas consecuencias ya que el sujeto se encuentra en un contexto lúdico, en cierta temperatura, y todo ello contribuye a que se relaje.

Enumeraremos más virtudes de este hermoso deporte, a saber: aumenta la resistencia cardiopulmonar, estimula la circulación sanguínea, contribuye a que se mantenga la presión arterial en un estado estable, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, favorece el desarrollo y fortifica gran parte de grupos musculares. También fortalece los tejidos articulares ayudando a prevenir posibles lesiones. En cuanto a la postura corporal, mejora su flexibilidad. Permite el alivio de tensiones y produce estados de ánimo positivos. A este respecto, contribuye a la mejoría de estados de ansiedad, y a su vez, alivia síntomas depresivos. Asimismo, relaja la excesiva tonicidad de los músculos.

Un dato que deberías tener en cuenta es que, según la edad y otros aspectos idiosincrásicos, la temperatura del agua debe ser diferente. Por ejemplo, los bebés necesitan de una temperatura distinta que la de los adultos.

Que seas constante en la ejercitación es un dato primordial para que puedas lograr estos beneficios a largo plazo.

Por último, ten en cuenta que la higiene es trascendental. De esta forma, evitarás posibles infecciones.

No sólo son muchísimas las virtudes de la natación sino que además se trata de una ejercitación realmente divertida. ¡Te la recomendamos!

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios