Las contracara de los beneficios de ir al gimnasio

Las contracara de los beneficios de ir al gimnasio 1

Es muy probable que sepas cuáles son todos los beneficios de ir habitualmente al gimnasio: bajar de peso, tonificar músculos, mantenerse activo, evitar el sedentarismo, entre tantos otros. No obstante, no todas las personas se dan cuenta del lado negativo que tiene esta actividad.

Cabe destacar que en la balanza pesa más lo bueno que lo malo, pero es indispensable que las dos cosas sean tenidas en cuenta. Ninguno de esos defectos son excusas para dejar de ir al gimnasio. Lo que sí es relevante es el estar alerta. Ir al gimnasio no conlleva solamente la realización de ejercicios y pasar buenos momentos, sino también estar atentos a las contras de la actividad para evitar los conflictos que puedan desatarse en un futuro. Es decir, adelantarse a los hechos, ser precavidos. No debes sentirse intimidado por los riesgos que mencionaremos posteriormente, sino considerarlos para evitar que sucedan.

  • Puedes contraer infecciones por los hongos presentes en los vestuarios. Los clubes o gimnasios cuentan con baños, lugar en el cual frecuentemente hay personas aseándose y duchándose. Este lugar suele ser muy húmedo, lleno de vapor y poca ventilación; y es por ello que éstas son condiciones ideales para que los hongos aprovechen y se expandan. Se pasan muy fácilmente de una persona a otra y puede resultar difícil combatirlos. Estos microorganismos necesitan de un sitio húmedo y cálido para vivir y desarrollarse. Por otro lado, puedes tener hongos si no utilizados el calzado correspondiente: las medias deben ser de algodón y debes cambiártelas apenas terminas la ejercitación. También debes tener cuidado tanto con la toalla como con los aparatos o colchonetas, los cuales deberías secar antes de usar ya que pueden estar húmedos. Además, nunca estés descalzo, sécate con mucho cuidado (sobre todo los pies y la zona entre los dedos), no compartas ni toalla ni peine con otra persona, cambia tu ropa por una seca y limpia; si hace frío no salgas con el cabello mojado, ni la ropa transpirada, siempre lleva un abrigo.
  • Puedes contraer infecciones de gérmenes de otra índole como ser: virus y bacterias. Al estar en un lugar de mucha concurrencia de gente, puedes contagiarte alguna gripe. En el invierno, el cambio de temperatura a veces ocasiona resfríos u otras enfermedades del estilo. Es preciso que para evitar estos contagios te laves las manos con frecuencia y no toques los aparatos si no los limpias o secas antes. Si estás enfermo es mejor que no vayas al gimnasio para así no contagiar a alguien más.
  • Puedes contraer dolores de espalda o cuello, tras el excesivo peso de las máquinas. Las malas posturas y los movimientos bruscos probablemente en ese momento no te duelan, pero si los repites, puedes provocarte inconvenientes en el futuro. Lo ideal es ir gradualmente con el peso y descansar entre repeticiones, siempre bajo las indicaciones del instructor. Éste te brindará una rutina que sea acorde a tu contextura física y a lo que es pertinente para ti. Es importante que te explique qué músculos son los trabajos con cada aparato. De esta manera, aprenderás a reconocer los síntomas, en tanto si te duele una parte del cuerpo que no corresponde, quizá sea porque estás realizando mal algún ejercicio y puedas frenar antes de ocasionarte peores problemas.
  • Estado y mantenimiento adecuado de las máquinas y aparatos. Éstas deben estar en buenas condiciones para no lastimarte y para que no realices esfuerzos que no son necesarios. Además, es imprescindible que los profesores sean certificados y cualificados y te provean de las mejores rutinas según tus necesidades. Por otro lado, ten en cuenta la higiene y el aseo de todo el lugar.

Y todo ello te servirá para evitar enfermedades e inconvenientes en tu salud. ¡Considéralo!

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios