Ejercicios que deberían ser suprimidos de las rutinas de gimnasio por su peligrosidad

Ejercicios que deberían ser suprimidos de las rutinas de gimnasio por su peligrosidad 1

Existen diversos ejercicios muy peligrosos que se llevan a cabo en los gimnasios y que habría que eliminarlos por mayor seguridad para la salud.

Frecuentemente vemos en los gimnasios determinados ejercicios que poseen un común denominador: la exposición de las articulaciones a un riesgo muy elevado.

En realidad, puede que habitualmente los realices y no tengas ningún inconveniente, pero no por eso dejan de ser peligrosos. Un entrenamiento puede ser favorable para tus músculos pero no para tus articulaciones. Es de suma relevancia no tener lesiones, para poder avanzar en el entrenamiento. Por tanto, vale la pena disminuir los riesgos.

Press tras nuca es un ejemplo de estos ejercicios peligrosos. Trabaja el deltoides (porciones media y posterior en mayor medida), trapecio, tríceps braquial y serrato mayor. La dificultad reside en que para su ejecución, los hombros están en separación extrema, exigiendo el trabajo de las articulaciones en un nivel para el que no se está apto. Y todo ello bajo cargas externas: la articulación glenohumeral del hombro es la que posee mayor movilidad del cuerpo, por lo que concibe una inestabilidad enorme, que bajo cargas externas, aumenta los riesgos.

Otro ejercicio que implica riesgo es el de remo al cuello con barra, el cual también es conocido como remo vertical. Trabaja precisamente trapecios y deltoides. A causa de que en su ejecución se levantan los brazos más de noventa grados, el tendón supraespinoso se inflama como respuesta a ser presionado en repetidas ocasiones contra el hueso acromio, que está localizado por encima.

El trabajo pesado de piernas muchas veces se basa en la prensa. Consideremos varias cuestiones. El simple hecho de pasar de una posición parada a una sentada, genera un incremento de la presión discal, debido a que el peso del tronco ya no recae sobre las extremidades inferiores. Asimismo, al sentarnos, se origina una deformación de las curvas naturales del a columna. De esta manera se provoca una flexión en la región lumbar que igualmente pone en tensión los discos intervertebrales. Al estar sentados, el core deja de trabajar a favor del cuidado de la espalda y del glúteo, el cual constituye un importante estabilizador de la espalda.

Cuando nos encontramos con las rodillas flexionadas soportando la carga de la mano de una flexión lumbar muy alta, estamos aguantando la presión de la carga que estamos empujando y nuevamente, el núcleo pulposo del disco intervertebral se va empujando movilizando en dirección posterior, con el resultante riesgo máximo de que se provoque una hernia discal en nuestra espalda.

Muchas personas eligen el sit up abdominal con giro para trabajar los abdominales oblicuos al mismo tiempo que se implica el recto abdominal. Cuando realizamos el clásico sit up o crunch, en los que la espalda no se encuentra de forma lisa sobre el suelo sino eliminando su curvatura normal mediante una contracción voluntaria, ésta se redondea hacia adelante generándose la flexión de la misma, lo que añade mucha presión sobre los discos intervertebrales. Si a ello le sumamos la rotación/torsión de la columna el conflicto se torna más grave porque la presión sobre los discos es aún mayor, empujando el núcleo pulposo fuera del disco, lo que produciría la temida hernia discal.

Hablamos de ejercicios que deberían ser suprimidos de las rutinas de gimnasio. Hay que tener en cuenta que todos los ejercicios son potencialmente peligrosos en tanto no se ejecuten adecuadamente, pero los que hemos mencionado son peligrosos en sí mismos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios