Cómo reducir la flacidez de los brazos de manera natural

Cómo reducir la flacidez de los brazos de manera natural 1

La flacidez corporal, o pérdida de firmeza en la piel, se debe a la reducción o pérdida de algunas proteínas de la piel como lo son las fibras musculares, la elastina y primordialmente el colágeno. Por lo general, suele presentarse a partir de los treinta años. Los lugares principales del cuerpo en los que aparece son el rostro y los brazos.

Sin embargo, muchas veces la flacidez se manifiesta de forma prematura, generada por el sedentarismo, el embarazo, el incremento de peso o su reducción repentina, los cambios hormonales y la mala alimentación.

Esta flacidez suele asociarse más a la falta de estética corporal que a un problema de salud.

Habitualmente, suele tratarse a través del uso de cremas ricas en vitamina C y otros remedios más complejos tales como la radiofrecuencia y mesoterapia corporal, la electroestimulación y el lifting quirúrgico o sin cirugía; métodos que pueden traer aparejados otros inconvenientes con el tiempo.

Lo ideal es eliminar la flacidez de los brazos de forma natural. Para combatir de esta manera el problema de raíz, sin riesgos y sin suponer un gasto importante de dinero, es importante recurrir a técnicas naturales: uso de mascarillas que cuentan con ingredientes cotidianos, llevando una buena alimentación y practicando algún tipo de actividad física con frecuencia. Todo ello terminará beneficiando no sólo a tus brazos sino también a la totalidad de tu cuerpo.

Como dijimos, existen cremas naturales que contribuyen a la disminución de la flacidez de los brazos. A través de ellas se puede recuperar la firmeza de esta zona del cuerpo. En cuanto a los alimentos muy beneficios al respecto, encontramos a los huevos, los cuales aportan grandes cantidad de prolina. Esta última es una sustancia que posee una gran influencia en la producción de colágeno en el organismo. Puede encontrarse, entre otros lugares, en la clara de huevo. De la misma manera, los ácidos grasos omega-3, 6 y 9 son imprescindibles para la generación de colágeno. Además, presentan otros beneficios para el sistema cardiovascular y sanguíneo. Por ello su consumo es vital para cualquier persona, más allá de la firmeza de su piel. El aceite de oliva contiene omega 3 y otras grasas saludables.

En base a esto, podemos decir que una preparación con claras de huevo y aceite de oliva puede actuar como remedio eficaz a la hora de combatir la flacidez. Ingredientes: dos cucharadas de aceite de oliva, una clara de huevo y dos cucharadas de miel. Primero coloca todos los ingredientes en un bol y luego mézclalos apropiadamente hasta formar una pasta espesa y sin grupos. A continuación, limpiarse con agua tibia los brazos para favorecer la apertura de los poros. Posteriormente, sécate con una toalla limpia y aplica la mezcla generosamente. Dejar reposar durante quince minutos. Limpiar con agua fría y secar. Se aconseja su uso dos veces semanales, preferiblemente luego de bañarse. Que incorpores la miel es muy importante, ya que posee enzimas naturales que actúan como limpiadoras y exfoliadoras de la piel, admitiendo una mejor absorción de los otros ingredientes.

Todo ello será aún más efectivo de la mano de la ejercitación física y de una buena alimentación. Ampliaremos sobre esto en la próxima nota.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios