A qué se debe la dificultad para hacer crecer las pantorrillas

A qué se debe la dificultad para hacer crecer las pantorrillas 1

Lo cierto es que no hay nada que indique que las pantorrillas sean genéticamente susceptibles o resistentes al desarrollo muscular, pero sí existe un hecho biológico sobre ellas que dificulta su desarrollo.

Probablemente hayas oído sobre los receptores de andrógenos (AR), las moléculas de testosterona que se unen con moléculas afines para generar estímulos en la síntesis de proteínas.

En los hombres, el AR posee un patrón característico que hace que se tenga mayor densidad en la zona superior del cuerpo (en especial en las regiones de la cintura escapular y las trampas, razón por la que muchos esteroides provocan que los hombres estallen al tomar anabolizantes), lo cual reduce a medida que nos vamos desplazando hacia abajo del cuerpo.

Llegando a las pantorrillas, la densidad de AR baja demasiado. Por lo que, incluso entrenando muchísimo, simplemente no se puede lograr el mismo resultado de entrenamiento debido a que la testosterona no posee la capacidad de efectuar tanto efecto. De hecho, la mayoría de los hombres tienen piernas con densidad de AR distinta a la de sus torsos.

Así, surgió la teoría de que los culturistas modernos cuentan con mejores piernas y pantorrillas que el resto, fundamentalmente debido a su utilización de anabólicos durante el año. Al bombardearse frecuentemente con una dosificación constante, se considera que esto contribuye a que la pierna tome un mejor tamaño.

Sea como fuere, ésta es la razón por la que es difícil desarrollar las pantorrillas. Aún así, vale aclarar que no se trata de una verdad absoluta. Si bien desde el lado estrictamente genético tiene completo sentido dado que donde hay mayores patrones de densidad de AR, hay un mayor potencial de desarrollo de los músculos, no hablamos de algo universal.

Si cuentas con la suerte de tener una buena densidad de AR en la zona baja del cuerpo, entonces podrás desarrollar las piernas con facilidad. Existen casos en los que incluso la densidad se da a la inversa, teniendo más en la zona inferior que en la superior, resultando con dificultades para desarrollar la zona superior del cuerpo.

Esto no quiere decir que no se deba perder tiempo entrenado las pantorrillas. Todo lo contrario, debes seguir entrenándolas más duro que antes y puedes consultar a algún profesional acerca de tus niveles de AR. No olvides que por más que no desarrolles mayor masa muscular, entrenándote igual puedes desarrollar más fuerza y subir así cada vez más peso, aunque tus piernas parezcan que no pueden crecer más.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios