Ejercicios para los músculos de las manos y muñecas: múltiples beneficios

Ejercicios para los músculos de las manos y muñecas: múltiples beneficios 1

Estos ejercicios se basan en la realización de ciertos movimientos tanto aeróbicos como anaeróbicos, con la finalidad de fortalecer las manos y las muñecas, y evitar lesiones temporales o permanentes.

Las muñecas son quizás una de las zonas corporales más sensibles, debido a que cuando llevamos a cabo un ejercicio, éstas siempre están implicadas en él y por esto mismo suelen resentirse más que otros lugares del cuerpo.

Si el propósito es fortalecer la muñeca: colocar la mano bajo una superficie que se pueda levantar, con la finalidad de que el dedo índice pueda alzar esta superficie. Este ejercicio sirve para incrementar la fuerza muscular de la mano.

Si el objetivo es reforzar los tendones: colocar una cuerda elástica o liga en ambas muñecas. Luego, tratar de separarlas con toda tu fuerza durante el mayor tiempo posible. De esta forma, los tendones se exigen al máximo y adquieren una mayor fortaleza.

Si la meta es mejorar el estiramiento de los músculos de la mano: estirar los brazos totalmente. Posteriormente, tomarse de los dedos y tirar la mano hacia atrás, hasta llegar a un punto de dolor mínimo, con la intención de que se logre una buena elongación.

Si pretendes mejorar tu fuerza de agarre, aprieta. De esta forma te fortalecerás para abrir tarros, agarrar cosas y mantenerlas. Para poder hacerlo, necesitas una pelota de tenis, o una pelota pequeña de goma o cualquier otro objeto apretable del tamaño de una pelota de tenis. Agarra la pelota con una mano y progresivamente apriétala tan fuerte como puedas durante tres a cinco segundos. Poco a poco relaja tu mano. Repite diez/quince veces con cada mano.

Si quieres fortalecer los dedos de la mano, opone el pulgar a los demás dedos. Empieza juntando el pulgar con el dedo índice de la mano izquierda. Apriétalos tan fuerte como te sea posible, sin generarte dolor. Mantén esta posición por cinco segundos. Continúa con este patrón para el resto de los dedos. Haz nuevamente este ejercicio con tres repeticiones en cada dedo y en cada lado.

Existe la creencia de que si la muñeca se encuentra ventada o con muñequeras, manteniendo la articulación inmovilizada, se evitarán las lesiones. A la larga esto no es lo más conveniente porque la articulación se vuelve perezosa y es más proclive a padecer algún tipo de lesión.

Lo ideal es efectuar este tipo de ejercitación como parte del calentamiento para otras actividades.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios