Actividad física y alimentación: aliadas para luchar contra la flacidez corporal

Actividad física y alimentación: aliadas para luchar contra la flacidez corporal 1

La razón por la que los ejercicios son tan relevantes, es debido a que contribuyen a construir más masa muscular. Esto induce a tensar la piel una vez que se ha oxigenado. Por ello, la mejor ejercitación es aquella que se efectúa con la utilización de pesas. El levantamiento de las mismas en realidad no es una práctica que induce a ganancias impensadas de masa muscular, como suele creerse. Al contrario, sus efectos son de los más variados y por esto son aptas y beneficiosas para ambos sexos.

En cuanto a los ejercicios para el fortalecimiento muscular de los brazos, primero hay que considerar que antes de comenzar cualquier rutina de entrenamiento, los músculos deben entrar en calor, mediante movimientos que motiven el uso de dichos músculos. Hecha esta aclaración, nos meteremos de lleno a los ejercicios.

  • Las flexiones son unos de los ejercicios más populares en el marco del gimnasio, aunque requieren de cierta experiencia y fuerza para poder llevarlos a cabo. Sin embargo, si eres novato en esto o te cuesta hacerlo, puedes hacer algunos cambios para lograr efectos similares que se enfocan primordialmente en los brazos. El procedimiento para realizar flexiones de brazos es el siguiente: colocarse sobre una colchoneta en el suelo, de modo tal que las rodillas queden absolutamente juntas al igual que las piernas. Las manos deben estar separadas al nivel de los hombros de forma que los brazos queden completamente extendidos. Manteniendo la espalda recta en todo el recorrido, flexionar los brazos hacia abajo y posteriormente regresar a la posición inicial. El movimiento debe ser efectuado lentamente para forzar a los músculos a trabajar pertinentemente.
  • Para este ejercicio se requiere de una pequeña mancuerna para poder hacerlo. En caso de no contar con una, puedes sustituirla por una bolsa de 1 kg. de frijol, arroz o azúcar. Procedimiento: estando de pie, llevar la pierna izquierda por delante de la derecha. Flexionar levemente el tronco, de modo que entre la pelvis y el abdomen se forme un ángulo de 80 grados aproximadamente. El brazo izquierdo debe estar apoyado sobre un banco o la misma pierna, al mismo tiempo que el brazo opuesto, se debe extender por completo hacia abajo, o sea, colgando en el aire y sosteniendo la mancuerna. Luego, realizar un movimiento lento hasta que el brazo derecha quede hacia atrás de los glúteos, de manera tal que quede bien extendido. Regresar a la posición original y repetir con el brazo contrario.
  • Este ejercicio puede efectuarse de pie o sentado. Es imprescindible que la espalda se encuentre recta en todo momento. Procedimiento: más allá de la posición elegida, las piernas deben estar separadas a lo ancho de los hombros. Las manos deben estar totalmente extendidas hacia arriba, sosteniendo una pequeña mancuerna. Llevar a ambas manos hacia abajo, en un movimiento controlado, quedando suspendidos en el aire a la altura de los hombros. Las repeticiones pueden llevarse a cabo alternando los brazos. Hacer tres series de ocho repeticiones, dos veces semanales, contando con al menos dos días de descanso entre sesión y sesión.

Sin embargo y por más que realicemos todos estos ejercicios y aún más, no lograremos los mejores resultados sino los combinamos con una buena alimentación para eliminar la flacidez de los brazos, en  este caso.

Por ello es indispensable prestar especial atención a la dieta y comenzar a reducir el consumo calórico si la flacidez de la piel se debe al sobrepeso o la obesidad. En cualquiera de los dos casos, se aconseja ajustar la dieta para incrementar el consumo de alimentos ricos en vitamina C, ya que se ha comprobado que ésta cumple un papel importante en la síntesis de colágeno dentro del organismo. Por nombrar algunos: huevos, legumbres, frutos secos y otros alimentos con proteína como ser: carne de ternera, res, pollo, pescado, además de productos lácteos.

Para concluir, no olvides mantener tu cuerpo muy bien hidratado. El agua posee múltiples beneficios y funciones. Entre tantos, ayuda a la pérdida de peso y con ello, a la flacidez corporal.

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios