¿Quieres ponerte en forma tras meses de inactividad? (parte I)

¿Quieres ponerte en forma tras meses de inactividad? (parte I) 1

Objetivo: poner a tono la silueta y la musculatura. Si lo que pretendes es mantener en el tiempo la nueva condición física, debes ser constante y riguroso ya que parar los hábitos alimenticios y deportivos por una mera lesión o por alguna rutina familiar y profesional que lo obligue a abandonar temporalmente el entrenamiento, es suficiente para perder lo adquirido hasta el momento.

Ciertos monitores de fitness mantienen que si alguien suele hacer ejercicios dos o tres veces por semana percibe un notable deterioro en su condición física luego de cuatro semanas de inactividad.

No obstante, otros expertos, desde un plano médico, afirman que es imposible dar plazos fijos dado que no todo el mundo gana o pierde esa condición física a la misma velocidad. Asimismo, ni la pérdida o ganancia afectará de igual manera a todas las capacidades. Dependerá de la actividad, la genética, los años de práctica, entre otros factores.

Más allá del tiempo que su cuerpo necesita para oxidarse, sí es cierto que ciertas capacidades físicas se reducirán si no las trabaja. Se dará cuenta de esto con sólo estar atento a las señales de su cuerpo. El primer síntoma de que se está excediendo en su parón deportivo se manifiesta en el sistema cardiovascular, en una pérdida de eficiencia ante las actividades de todos los días. En otras palabras, hay un aumento de la frecuencia cardíaca ante esfuerzos relativamente leves. Si siente ahogo en mitad de una cuesta o, luego de subir escaleras hasta un tercer piso se queda sin aliento, su fondo está algo tocado. Aún así, el sistema cardiovascular suele mantenerse más o menos estable y es otra zona corporal la que sufre los efectos más visibles: los músculos.

Los aspectos más asociados con la fuerza muscular son los que suelen verse afectados en mayor medida. Cada cuerpo es un organismo único y no existe una pauta exacta para todos ellos. No obstante, según especialistas, si el entrenamiento está orientado a la fuerza, perderá masa muscular a partir de dos semanas sin entrenar pero si lo está a la resistencia, lo notará a partir de los dos meses.

La masa muscular está enteramente ligada al metabolismo. A mayor músculo, mayor necesidad calórica. Por ende, al reducir el músculo se gastan menos calorías en reposo, y se las acumula a modo de grasa. Si sustituyes sesiones aeróbicas en la cinta, bicicleta o patinando, por ir al sillón, al auto o donde fuere, y no modifica ni un poco su dieta, probablemente termine constando que ha subido de peso.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios