¿Qué deportes puedo hacer y cuáles no si me duelen las rodillas?

¿Qué deportes puedo hacer y cuáles no si me duelen las rodillas? 1

Suelen surgir interrogantes como ¿puedo hacer un deporte con 35 años y las articulaciones dañadas? ¿Y correr? ¿O debería cambiar de actividad?

Los expertos incluyen dentro de los deportes favorables para las rodillas la bicicleta (cuidado con el sillín elevado), la natación (sobre todo crol y espalda) y la bicicleta elíptica.

Es de suma importancia que se comprenda que no hay que correr para estar en forma sino estar en forma para correr. Especialistas expresan que reciben muchos pacientes con problemas articulatorios por salir a correr sin un buen calentamiento previo, o sin haber tomado las precauciones pertinentes. Existen quienes creen que pueden salir a correr y listo, sea cual fuere su condición, porque es un deporte que en principio no requiere de una habilidad específica. Pero no es así; hay que proteger la pisada plantar para una correcta  alineación entre las rótulas y los cóndilos femorales. Contribuye a ello un calzado adecuado al tipo de terreno. Pero, sobre todo, que tu musculatura de la cadera hasta el tobillo esté en forma y desarrollada: sólo así asegurarás un buen sustento de la rodilla.

En esta oportunidad presentaremos tres ejercicios sencillos y eficaces que se pueden llevar a cabo en casa para el fortalecimiento del cuádriceps, el músculo que sostiene a la rodilla.

Sentadillas contra la pared. Ponte de pie en posición de puntillas y con las manos entrelazadas sobre la nuca. Agáchate pero detente cuando las piernas formen un ángulo de noventa grados; luego, vuelve a subir hasta alcanzar la posición inicial. Realiza dos series de quince repeticiones cada una. Puedes usar un balón ubicándolo entre la espalda y la pared.

Zancada frontal larga. Ponte de pie, abre las piernas a la distancia de los hombros; da una zancada con una pierna. Baja con la pelvis hacia delante hasta que las piernas formen un ángulo recto. Vuelve a la posición inicial realizando fuerza con la pierna de delante. Efectúa dos series de diez.

Colocar un peso (se consiguen en tiendas deportivas) en el tobillo de la pierna dañada. Siéntate y levanta la pierna. Tenla en alto mientras se cuenta hasta diez y bájala.  Empieza con un peso de un kilo y ve incrementándolo conforme el músculo se vaya fortaleciendo. Lleva a cabo dos series de quince.

A partir de los 35 años, el deporte no es lo peor que te puede suceder, al contrario. Así tengas 30, 40, 50 o más años, dejar de hacer deporte no aliviará el dolor de rodillas, y en ciertos casos lo potenciará. El deporte será beneficioso para las articulaciones pero siempre hay que hacerlo con la cabeza.

La mejor solución para que las rodillas no molesten a partir de cierta edad es la prevención y eso abarca cualquier momento del día, aunque no estés practicando deporte. Además, con el sobrepeso las articulaciones sufren mucho.

Hacer deporte es favorable para las rodillas pero también una dieta sana ya que de nada sirve tener unas piernas fuertes y unas rodillas ejercitadas si la mayor parte de nuestro peso se concentra de cintura para arriba. Como todo en la vida, hay que encontrar el equilibrio. Y beber agua; cuanta más, mejor. La hidratación para los tendones y el aparato extensor es un factor clave si pretendemos tener rodillas sanas.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios