Ideas erróneas frecuentes y la forma adecuada de tonificar los músculos abdominales (parte III)

Ideas erróneas frecuentes y la forma adecuada de tonificar los músculos abdominales (parte III) 1

Agrega flexiones abdominales inversas, otro ejercicio que se requiere para conseguir unos abdominales esculpidos. Del mismo modo que con las flexiones abdominales regulares, puedes realizar este ejercicio en un banco inclinado o con un balón de fisioterapia para mayor dificultad. Puedes llevar a cabo el ejercicio sosteniendo un balón de fisioterapia entre los tobillos también para mayor dificultad. Intenta pasar el balón a las manos y baja los brazos y las piernas hacia el suelo al mismo tiempo. Posteriormente súbelos nuevamente y pasa el balón a los pies. Baja los brazos y las piernas de nuevo. Es necesario mantener la espalda pegada al suelo y los músculos abdominales contraídos para evitar lesiones en la espalda.

Añade unos ejercicios oblicuos. La última parte de una rutina para unos abdominales firmes debe contar con movimientos de torsión enfocados a los oblicuos. Puedes entrenar tus músculos oblicuos tumbado sobre tu espalda, tumbado de lado y levantando, girando mientras estás de pie, sentado o acostado en un banco inclinado. Al igual que los ejercicios anteriores, puedes usar pesos o un balón de fisioterapia para llevarlos al siguiente nivel.

Limita el número de repeticiones. No tienes que realizar cientos de ejercicios abdominales para conseguir unos abdominales perfectos. Necesitas una variedad de ejercicios como los descritos anteriormente en nuestras publicaciones y efectuados de una manera correcta.

Si verdaderamente trabajas los abdominales intensamente, sólo tienes que hacer dos o tres series de cada ejercicio, con entre doce y veinte repeticiones por serie. Si sientes que necesitas hacer un montón de abdominales, comúnmente significa que el ejercicio que estás haciendo no es lo suficientemente intenso o que lo estás haciendo mal.

Cuantas más repeticiones realices, más probable  es que sean por inercia y de modo inadecuado. Si un ejercicio es eficaz, como lo haces en series, realmente deberías notarlo después de entre doce y veinte repeticiones.

Trabaja con un entrenador con experiencia. Si estás comenzando a entrenar, trabajar con un entrenador o tomar clases puede ayudarte a empezar. El entrenador puede comprobar que realizas el ejercicio adecuadamente y puede ayudarte a añadir variedad a tu rutina.

Dado que conseguir unos abdominales firmes es un trabajo arduo, puede ser difícil mantener la motivación y las ganas. Encontrarte con tu entrenador o asistir a clase puede ayudarte a establecer una rutina regular y lograr los resultados esperados.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios