Gimnasia en el trabajo: una nueva tendencia

Gimnasia en el trabajo: una nueva tendencia 1

Estar por horas, parado o frente a la computadora puede provocar malestares y cambios corporales. Algunas empresas lo notaron y fomentan la actividad física dentro de los puestos de trabajo.

Sobrepeso, mala condición física y afecciones mentales son algunos de los problemas frecuentes de la actualidad dado que existe una tendencia en el mundo actual de permanecer sentado. El exceso de sedentarismo llamó la atención de varias compañías que acudieron a la gimnasia laboral para revertir este inmóvil y nocivo problema.

En un comienzo a esta actividad se la llamó gimnasia de pausa. No obstante, no debe entenderse como una pausa o una pérdida de tiempo, debido a que está planificada dentro de los procesos de la empresa y es específica para las tareas que allí se realizan.

Por ejemplo, por cada hora que el empleado está frente a una computadora, tiene que hacer de cinco a diez minutos de ejercicios de compensación, para activar los sitios que se mantienen quietos al estar sentado. Si, por el contrario, la persona trabaja de pie puede practicar una rutina concreta para disminuir la hinchazón y prevenir la aparición de várices.

La sesión es guiada por un instructor certificado, que debe tener la suficiente creatividad para hacer rutinas variadas y que incentiven a los trabajadores. Al presentar los ejercicios, se tienen en cuenta las diferentes aptitudes físicas: la intensidad se adapta a las necesidades de cada empleado.

Existen distintos tipos de gimnasia laboral:

  • Preparatoria: se realiza antes del comienzo de la jornada laboral o después del almuerzo, cuando muchos trabajadores tienen somnolencia. Es una gimnasia de activación que incluye ejercicios de estiramiento y preparación de las zonas corporales que serán exigidas durante el trabajo.
  • Compensatoria: se hace dentro de la jornada laboral como una pausa activa. Consiste en efectuar ejercicios de compensación para, por ejemplo, activar las zonas corporales que no se utilizan frecuentemente. Sus propósitos son prevenir afecciones, reducir molestias y disminuir la fatiga.
  • Relajación: generalmente, se lleva a cabo al finalizar la jornada laboral. Asimismo la practican mucho los ejecutivos antes de alguna reunión que se caracteriza por la toma de decisiones.

En cuanto a los beneficios de ejercitar en el trabajo encontramos: aliviar la espalda (los ejercicios son específicos para aliviar molestias declaradas por los trabajadores y para disminuir los riesgos que generan algunas posturas), relax y energía (mejor ánimo) y mayor eficiencia (mejoras de la productividad y disminución del ausentismo laboral).

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios