Entrenamiento para personas con obesidad mórbida

Entrenamiento para personas con obesidad mórbida 1

Los modos de ejercicio aeróbico de bajo impacto son ideales para las personas con obesidad mórbida. Si se te diagnostica de tal manera, debes de hacerte de tiempo para proteger tu salud.

La obesidad mórbida se relaciona con una larga lista de problemas serios de salud, incluyendo: presión arterial alta, diabetes, enfermedad coronaria e incluso cáncer. Al elegir ejercicios en el gimnasio, selecciona los de bajo impacto para minimizar el estrés sobre las articulaciones. Siempre habla con tu médico antes de intentar perder peso a través de la ejercitación.

Camina para perder peso ya que es una forma simple de ejercicio que quema calorías de modo efectivo. Incluso si cuentas con obesidad mórbida y no tienes experiencia con el ejercicio, caminar para perder peso es muy simple. Ya sea que camines en la cinta o en una pista al aire libre de tu gimnasio, el impacto de esta ejercitación es comparativamente mínimo en relación a otras formas de ejercicio. Si tienes obesidad mórbida, probablemente no tengas la resistencia necesaria para caminar por mucho tiempo o con un paso rápido. De ser éste el caso, camina de a intervalos de cinco minutos durante el día, de ser posible.

No por ser de bajo impacto tiene pocos resultados, sino todo lo contrario. Varios tipos de máquinas de ejercicios proveen un entrenamiento de bajo impacto ideal para las personas con obesidad mórbida. La bicicleta fija y el entrenador elíptico te permiten mover un número de grandes grupos musculares y quemar calorías rápidamente sin impacto significativo en las articulaciones. Ejercita en intervalos cortos si no tienes la resistencia suficiente para un entrenamiento largo; no olvides que varios entrenamientos cortos son tan efectivos como uno largo.

Los ejercicios acuáticos son ideales para las personas con obesidad mórbida. Cuando te ejercitas en el agua, ésta amortigua las articulaciones mientras se queman calorías. Nadar es un ejercicio eficaz, pero si no puedes llevarlo a cabo, no evites ejercitar en el agua. Los aeróbicos en el agua o incluso caminar en la zona menos profunda de la pileta son maneras efectivas de entrenar.

Por su parte, el entrenamiento de fuerza ayuda a que pierdas peso elevando tu metabolismo, y los ejercicios no tienen que ser complicados. Si bien puedes encontrarte limitado en tu habilidad de realizar muchos ejercicios con peso corporal, como abdominales y sentadillas, utiliza pesos libres para ejercicios básicos tales como flexiones con mancuernas, vuelos y prensas. La masa muscular que creas fortalece el cuerpo, lo cual eventualmente contribuirá a aumentar la facilidad con la que hagas los ejercicios.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios