El Mundial cambia la planificación del fútbol

El Mundial cambia la planificación del fútbol 1

No solo afecta a nivel de calendarios y competiciones, sino que la preparación física para que los jugadores lleguen en las mejores condiciones al Mundial tiene que variar en estas temporadas.

Con el Mundial de Rusia a la vuelta de la esquina, ya se empiezan a ver jugadores que parecen pensar más en esta competición que en las que su equipo está disputando. Suele ocurrir, y es que, como este torneo solo se da cada cuatro años, los futbolistas ven en él una gran oportunidad de hacer algo grande, buscando realizar su mejor fútbol que rompa todos los pronósticos y les corone como campeones.

Y es que, en los Mundiales la preparación física de toda la temporada obtiene una vital importancia para las selecciones que llegan a las rondas finales. Normalmente las mejor preparadas dentro de las favoritas son las que alcanzan las semifinales, siendo muy importante tener un buen tono para poder disputar tantos partidos en tan pocos días.

Uno de los grandes problemas que hay a veces es que sobre todo en Europa, las campañas se planifican de julio a junio, por lo que muchos de los futbolistas llegan fundidos a la cita mundialista.

Este hecho quiere decir que, en los mejores clubes europeos, los preparadores deben trazar un plan específico para aquellos jugadores que optan a jugar el Mundial. Como en muchos casos sabemos, normalmente los ciclos de ATR dejan dos o tres picos de forma en cada temporada, coincidiendo estos con los momentos más importantes de las competiciones del equipo.

En año de Mundial, esto cambia, teniendo que tener un gran momento de forma al final de las ligas y otro un mes después en la Copa del Mundo, dándose prácticamente dos seguidos en un mes de competición. Un dato que complica mucho dos aspectos muy importantes de la planificación.

El primero es la distribución de cargas, pues al tratarse de una temporada más larga de lo normal, los jugadores deberán soportar mayor nivel de trabajo durante más tiempo, lo que podría llevarles a lesionarse o pasarse de forma. El otro es la recuperación de los futbolistas después del Mundial, que hace que los jugadores lleguen más tarde a las pretemporadas y tarden más en coger el tono físico.

Para que esto no suceda, los jugadores tendrán que tener un mayor número de momentos en baja forma a lo largo de la temporada, con una acumulación en lo físico importante. Esto implica que los clubes puedan tener varios bajones de resultados en sus campañas, lo que dota de mayor incertidumbre a la hora de dar el nombre de favorito a un equipo en cualquier competición.

Otro problema añadido es que, además de la preparación que los futbolistas reciben por parte de su club, los que normalmente van con sus selecciones tienen un plan específico dentro de estas para llegar bien a los grandes torneos. También hay algunos futbolistas que deciden trabajar por su cuenta y contratan a un preparador físico personal que les aconseja en base a sus propios objetivos.

Muchas veces estos dos aspectos se entrelazan con la planificación del preparador físico del club, implicando bajones grandes de forma en jugadores top en los primeros meses de competición. Algo que podría explicar la mala primera vuelta de un Real Madrid que hace no mucho tiempo dominaba sin rival en todo Europa y que ahora parece costarle un mundo ganar un partido.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios