Cómo mantener el equilibrio en yoga: algunos trucos

Cómo mantener el equilibrio en yoga: algunos trucos 1

Encontrar el balance es aprender a esperar. Lo más dificultoso de mantener el equilibrio es controlar la ansiedad, evitar poner la mente en me voy a caer o en lo que va a pasar luego, es mantenerte y respirar, mantenerte en el verdadero aquí y ahora sin impaciencia ni molestias.

No estamos acostumbrados a no hacer nada. Y en las posturas de balance esto es lo que buscamos, es decir, sólo respirar y existir; llegar a un punto en el que sentimos que flotamos, que no tenemos ni que estirar más ni hacer más fuerza, es buscar el punto cero, tanto con los pensamientos  como con el cuerpo.

Aquí algunos trucos para que utilices en la práctica para llegar y sobre todo mantener el punto cero, el balance:

Creación de una fundación. Sin base no hay nada. No podemos pararnos de cabeza, ni de manos ni hacer contorciones si no tenemos una base firme. Para la alineación corporal, sin importar si la postura es de pie, sentado, acostado o invertido, siempre pretendemos hacer línea recta entre caderas, rodillas, talones, manteniendo esa distancia de separación y lo mismo con las manos, codos y hombros. Éste es el primer paso, la distancia a la que separo las extremidades del cuerpo es lo que va a dar la base. La zona del cuerpo que toca el piso debe estar siempre enraizada a él.

Drishti. Hacia donde se dirige la mirada es parte de la postura. En los asanas de balance es la parte más significativa, generalmente va ir al entrecejo. Siempre descansar la mirada en una dirección sin emitir juicio mental de lo que percibimos. Si se nos es más fácil cuando somos novatos podemos buscar un punto fijo al cual ver mientras entramos en la postura y lo mantenemos hasta que salimos del asana.

Abdomen. En el abdomen (core) es donde se halla la fuerza de todas las posturas. Mantener las bandhas activas en todo momento, pero en especial contraer el abdomen en las posturas de balance va a hacer una gran diferencia entre mantenernos sin desmoronarnos.

Pensamientos. Deja de lado todos los pensamientos que vengan a tu mente. No te detengas ni le prestes atención. Tu única intención debe ser respirar. Mantente enfocado todo el tiempo en tu ujaji y en tu abdomen. No desatiendas la respiración por la postura. Al respirar fluidamente la postura se va armar sola, el cuerpo va a tener la libertad de entrar en la postura sin resistencia.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios