La actividad física, imprescindible para mantener la salud

La actividad física, imprescindible para mantener la salud 1


Ahora que llega el fin de año es tiempo de hacer balance, en muchas ocasiones da miedo pensar sobre si hemos cumplido o no los propósitos que nos marcamos para este 2016, pero al tiempo es el momento ideal para marcarse nuevos objetivos.

Mantener o recuperar hábitos de vida más saludables es quizás el propósito estrella, y se manifiesta a través de varias acciones: apuntarse al gimnasio o dejar de fumar.

Os comentamos a continuación por qué la actividad física es necesaria para mantener la salud y es una ayuda para abandonar malos hábitos como el tabaco.

Abandonar el hábito, el primer paso

Aunque el título del post sea que la actividad física es imprescindible para mantener la salud, en lo referido al hábito de fumar, el primer paso ha de ser dejar de fumar. No vamos a comentar aquí lo costoso que es dejar de fumar, sólo los fumadores que lo han conseguido lo saben.

Pero lo que sí es cierto es que la actividad física permite a los usuarios mantenerse entretenidos y lejos del cigarrillo. El ejercicio físico ayuda a eliminar la ansiedad y sobre todo a reducir esos kilos de más que siempre se ganan al dejar el tabaco.

Qué ejercicio es recomendable tras dejar de fumar

El mejor tipo de ejercicio es la actividad cardiovascular. El tabaco obtura las arterias con la nicotina y el dióxido de carbono. Este tipo de actividad favorece la vasodilatación y aumenta la mayor presencia de oxígeno.

Los exfumadores cuando inician la práctica de ejercicio físico comienzan a sentirse realmente bien por esta misma razón, el hecho de que mayor cantidad de oxígeno fluya por su interior. El cansancio es menor y el nivel de energía es mucho mayor.

Entre los tres y los seis meses después de dejar de fumar, si se practica actividad física de manera periódica, la mejora en todos los niveles corporales es espectacular. No sólo en el aspecto fisiológico sino también en la autoestima.

Tipos específicos de ejercicios

Dentro de la actividad cardiovascular existen dos tipos principales de actividad física recomendada para estas situaciones. Una es el ejercicio aeróbico mediante carrera, natación, bicicleta o aerobic para mantener o perder peso y mejorar el estado de los pulmones.

Otra opción pasa por ejercicios de flexibilidad como el yoga, los estiramientos o las disciplinas orientales, pues sirven para controlar el ritmo de la respiración y mejorar también el estado mental y el nivel de estrés que se sufre al dejar de fumar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios