Una práctica sencilla pero efectiva y con múltiples beneficios: tomar agua con limón en ayuno

Una práctica sencilla pero efectiva y con múltiples beneficios: tomar agua con limón en ayuno 1

Beber mucha agua para mantenernos hidratados durante todo el día es una práctica imprescindible para que el cuerpo pueda llevar a cabo  todas sus funciones base y para tener un estado de salud óptimo. Esta costumbre posee tantos beneficios que es difícil de asimilar para algunas personas, pero todo aquel que lo practica se hace testigo de los posibles y asombrosos efectos que esto traje aparejado.

Beber agua en la mañana suma otros beneficios de salud además de propiciar las funciones básicas del cuerpo tales como activar el sistema digestivo, promover la peristalsis y prepararnos para el día que está empezando, pero si quieres incrementar los resultados positivos de esta práctica, añade limón y obtendrás muchos de los beneficios que vamos a presentar a continuación.

Como sucede con todos los alimentos, sus beneficios van a depender de su perfil nutricional, es decir, dependiendo de los nutrientes que contenga ese alimento. El limón es alto en vitamina C. Esta última posee miles de funciones corporales y por ende miles de beneficios debido a que una deficiencia de este nutriente traería inconvenientes en todas las funciones donde es necesaria. El limón asimismo contiene pectina, un tipo de fibra altamente favorable para la salud y otros compuestos como los polifenoles.

Entre los beneficios atribuidos a tomar agua con limón se encuentran los siguientes:

Estimula y mejora de modo significativo el proceso de desintoxicación corporal.

Promueve el buen funcionamiento del hígado, la pérdida de peso y una piel hidratada.

Propiedades antivirales y antimicrobianas (por su contenido de vitamina C).

Protege contra inconvenientes prenatales y contra enfermedades cardiovasculares.

Combate la candidiasis, la arteriosclerosis, el estreñimiento y la obesidad.

Mejora la visión, la digestión y la función cerebral.

Fortalece el sistema inmunológico.

Contribuye a la asimilación de los alimentos.

Previene la condición del hígado graso.

Reduce los antojos, las arrugas, la inflamación, la flema y  los niveles de grasa corporal.

Alivia los dolores de pansa y la indigestión media.

Alcaliniza el agua (disminuye el nivel de acidez).

La cáscara del limón ayuda a reducir el colesterol.

Contribuye con el metabolismo de grasas, a estabilizar la resistencia a la insulina y a eliminar la necesidad de cafeína.

Los cítricos, como el limón, ayudan a sentirse satisfecho por más tiempo.

El olor del limón puede ser efectivo en disminuir los vómitos y las náuseas en mujeres embarazadas.

Incrementa los niveles de energía.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciana Borgarello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios